miércoles, 24 de junio de 2009

Quizá todo no fuese nada.


Nigel Van Wieck
No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
Aparte de esto, tengo en mí todos los sueños del mundo.

Ventanas de mi cuarto,
de mi cuarto de uno de los millones de gente que nadie sabe quién es
(y si supiesen quién es, ¿qué sabrían?),
dais al misterio de una calle constantemente cruzada por la gente,
a una calle inaccesible a todos los pensamientos,
real, imposiblemente real, evidente, desconocidamente evidente,
con el misterio de las cosas por lo bajo de las piedras y los seres,
con la muerte poniendo humedad en las paredes y cabellos blancos en los hombres,
con el Destino conduciendo el carro de todo por la carretera de nada.

Hoy estoy vencido, como si supiera la verdad.
Hoy estoy lúcido, como si estuviese a punto de morirme
y no tuviese otra fraternidad con las cosas
que una despedida, volviéndose esta casa y este lado de la calle
la fila de vagones de un tren, y una partida pintada
desde dentro de mi cabeza,
y una sacudida de mis nervios y un crujir de huesos a la ida.

Hoy me siento perplejo, como quien ha pensado y opinado y olvidado.
Hoy estoy dividido entre la lealtad que le debo
a la tabaquería del otro lado de la calle, como cosa real por fuera,
y a la sensación de que todo es sueño, como cosa real por dentro.

He fracasado en todo.
Como no me hice ningún propósito, quizá todo no fuese nada.
El aprendizaje que me impartieron,
me apeé por la ventana de las traseras de la casa.
Me fui al campo con grandes proyectos.
Pero sólo encontré allí hierbas y árboles,
y cuando había gente era igual que la otra.
Me aparto de la ventana, me siento en una silla. ¿En qué voy a pensar?
¿Qué sé yo del que seré, yo que no sé lo que soy?
¿Ser lo que pienso? Pero ¡pienso ser tantas cosas!
¡Y hay tantos que piensan ser lo mismo que no puede haber tantos!
¿Un genio? En este momento
cien mil cerebros se juzgan en sueños genios como yo,
y la historia no distinguirá, ¿quién sabe?, ni a uno,
ni habrá sino estiércol de tantas conquistas futuras.
No, no creo en mí.
¡En todos los manicomios hay locos perdidos con tantas convicciones!
Yo, que no tengo ninguna convicción, ¿soy más convincente o menos convincente?
[...]
He hecho de mí lo que no sabía,
y lo que podía hacer de mí no lo he hecho.
El disfraz que me puse estaba equivocado.
Me conocieron enseguida como quien no era y no lo desmentí, y me perdí.
Cuando quise quitarme el antifaz,
lo tenía pegado a la cara.
Cuando me lo quité y me miré en el espejo,
ya había envejecido.
Estaba borracho, no sabía llevar el dominó que no me había quitado.
Tiré el antifaz y me dormí en el vestuario
como un perro tolerado por la gerencia
por ser inofensivo

[...]

Tabaquería de Fernando Pessoa.

5 comentarios:

moreiras dijo...

Durillo el texto. Un alcoholico que construyo su propia derrota, que hizo de la saudade, la tristeza y la desesperanza toda su patria. Que no supo vivir de otra manera, que tampoco quiso, que nunca lucho por nada, que no creyo en si mismo ni siquiera en sus poemas. Y que sin embargo lo consiguio, de tanto conjurar su nada y su derrota, se convirtio en un genio,en lo que sogno toda su vida y por lo unico que lucho sabiendose perdido. Lo consiguio, pero muerto ya borracho en la soledad de su buhardilla, lo consiguio para su eternidad, pero se fue tan solo como vino; lo consiguio, pero esa es ya otra historia...
Pessoa es uno de mis favoritos, pero a veces hay que alejarse un poco, porque su amargor a veces cala hasta los huesos.
Un saludo

HUMO dijo...

Menos mal que aún tienes sueños!
tal vez ellos te saquen a pasear del pozo!

=) HUMO

S. dijo...

http://www.goear.com/listen/5c7ebb8/Asi-soy-yo-Cuarteto-de-Nos

Ayer justamente estuve leyendo "Funes el memorioso" y pensaba que una habitación puede ser un mundo para quien sabe mirar en cada uno de sus rincones. Y a mí me gustaría pensar que por lo menos para ti tu habitación es un mundo.

Besos de almohada (y todos los demás muebles).

Alhy dijo...

No tengo palabras para expresar lo que significa este poema para mi, especialmente los 4 primeros versos, ¡son todo un lema!

Muchas gracias por el apoyo en la inauguración de mi eco-blog. Significa mucho para mi :)

Kisses creadores y concienciados ***

Pd: ¿Puedo mangarte la imagen? :P

Regina dijo...

"El disfraz que me puse estaba equivocado.
Me conocieron enseguida como quien no era y no lo desmentí, y me perdí.
Cuando quise quitarme el antifaz,
lo tenía pegado a la cara.
Cuando me lo quité y me miré en el espejo,
ya había envejecido."

genial


gracias por compartirlo


Un saludo